Phantom of the Paradise (1974)

Phantom of the Paradise
Dirección: Brian De Palma
por Gad

Tome un molde del fantasma de la Ópera, enharine en Dorian Gray, agregue tres cucharadas de Fausto, una pizca de Frakenstein, 1/4 de yerbas varias y meta al horno. Deje enfriar, cubra con crema y agregue la escena más famosa de Hichcock más una sopapa como frutilla del postre. ¿Una mezcla intolerable? Nada que ver.
Phantom of the Paradise es una versión posmoderna de la criatura de Mary Shelley: un ser tortuoso hecho de remiendos nacido en la época de los monstruos, que finalmente perdió respeto a los padres, salió del congelador, se fue de fiesta, y se desgañitó cantando en una escalera junto a minas hermosas de timbre agudo. Una genialidad de hora y media donde Winslow Leach, que es lento para ganar, lo pierde todo y desciende a los submundos de los submundos: fraudes, prisiones, torturas, fantasmas, pactos con el diablo, castigos divinos y sátiras sobre el negocio del entretenimiento y el deseo sádico de la audiencia en una película donde el cisne sí canta antes de morir, y el fenix, a pesar de todo, renace permanentemente.
Para ver con cerveza y maní varias veces en la vida, y poner el soundtrack cada tanto.



Phantom of the Paradise
Dirección: Brian De Palma
por Martín

Goethe se revuelca en su tumba al son de Paul Williams. Esta producción, para algunos malísima, para otros no tan mala pero tampoco buena, aparece en la época de auge de ese infame y difunto género de la "opera rock". Brian de Palma nos sorprende con una fusión inverosímil de literatura clásica, trajes con luces parmadeantes y música extravagante. IMBD la calífica como: Musical, Horror, Thriller, Comedy y Fantasy. Es decir, es una antipelícula, una burla del director pero que de tan absurda y mal hecha (por gusto mal hecha) produce caras extasiadas de "no puedo creer que este mirando esta idiotez" y "esto es bizarro y genial, quiero más". Mirarla drogado es otro tema.
Acompañar con cerveza y buñuelos rellenos de páginas del Fausto fritas.

3 comentarios:

gary_cd10 dijo...

Brian de Palma es un genio, incomprendido si, como todo genio que se respeta. Total no se puede esperar que el vulgo entienda de sutilezas, de extravagancias, de cine, de amor. Total, es el vulgo, por algo es el vulgo. En esta pelicula todo es bueno, me equivoco, excelente, la trama, el casting, la adaptaciónes, Oscar Wilde estaría felíz y Gaston Leroux y Goethe estarían muy complacidos, además la musica es realmente soberbia (Paul Williams es otro genio). Brian de Palma nos envuelve en su magia de excelente alumno de Hitchcock, nos lleva a un laberinto de comedia, horror y pesadilla; y nos regala una hora y media de placer visual y un orgasmo a los sentidos. No importa que por allí haya dejado algunos titulos mediocres, pero que genio es perfecto, baste para recordarlo titulos como Carrie, Blow Out, Doble de Cuerpo y Los Intocables. Eso basta, y sobra también. Podemos descansar en paz, ver peliculas como el Fantasma del Paraiso, hacen que halla valido la pena descubrir el septimo arte, de vivir también.

Dantino dijo...

la reseña de esta pagina con respecto a la pelicula nos parecio muy acertada, nos tomamos la libertad de transcribirla en nuestro blog, espero que no les moleste

un interesante sitio

gracias desde ya y saludos

Gisel dijo...

Mil gracias!

Publicar un comentario